Buscar

Madrepora

Etiqueta

music

segundos de Lima Sonora v.09

El jueves 07 de mayo por la tarde y noche, entre las actividades de la Semana de Lima, la Universidad San Martín de Porres presentó Lima Sonora, una instalación de quipus multicolores y parlantes mates a través de los que transeúntes del parque Kennedy escucharon los registros sonoros que los estudiantes realizan como parte taller ISONAR.

Perros, comerciantes, combis, aves, ambulantes se reprodujeron continuadamente como para llamar nuestra atención sobre el sonido cotidiano. Allí bajo la carpa de Lima Sonora, los paseantes intercambiamos los mates colgantes de las cuerdas de quipus multicolores. Fue también un minuto para estar cerca del otro y cerca de nuestro sonido mismo.

Anuncios

Nass El Ghiwane

Quizás el más popular grupo musical marroquí, Nass El Ghiwane es familiar para quienes estuvieron atentos a la banda sonora de La última tentación. Nass El Ghiwane representa la historia de aquellos muchachos de un barrio pobre que se hicieron leyendas vivientes.

 

A principios de los setentas sus letras contestatarias consecuentes con sus orígenes marginales y su música hipnótica construida a base de los fragmentos impredecibles de la música norafricana entregaron a millones de personas aquello que buscaron sin saber.

 

Apelando a su propia diversidad y quizás unidos por la inconformidad estos cuatro actores/músicos revitalizaron la música marroquí explorando en las fuentes primarias, despertando cantos sufís y bucólicas plegarias dormidas en el inconsciente colectivo. El resultado fue sin duda sorprendente: el título del documental de 1981 sobre la banda, Trances, describe muy bien lo que Nass El Ghiwane consigue entre los espectadores.

 

Aquí una traducción del francés de un fragmento de Nass:

 

“Tú que me interrogas, / No me preguntes lo imposible, / Mi frente porta mi historia, / Ninguna envidia me tienta, / Solo la ruptura y el exilio.” –dice una de sus letras. El tiempo que viví entre árabes y bereberes migrantes en Francia tratamos juntos de descifrar el exilio compartido. Yaouad, Lahcen, Yousef, Sidhi, Abderrahamane y también Randam llevaban en la frente su historia.

Zenobio Dagha: héroe huaylarsh

los viajes a k evitaron que encontrara paz & tiempo para dedicarle unas líneas a Zenobio Dagha y enlazar en textil, voz del violín e imagen. Zenobio partió prematuramente a pesar de sus 88 años llenos de vida y violín, el diez de noviembre. esculpió con su elegancia mestiza el espíritu del huaylarsh.

artículo de césar lévano

nothing to say_serpentina satelite en zepita

serpentina-satelite-nothing-to-say-2008

la escucha de esta última batalla serpentina (Nothing to say, 2008) ha coincido con mi re-visión de blade runner y mad max. ahora, influenciado tal vez azarosamente, a mí se me hace Nothing… como el decir de un paisaje desolador en el que voraces bocinas se extinguen, otras progresan y aplastan entre los esqueletos de nuestras adoradas máquinas. un futuro que desde pequeño he visto sin cesar consciente e inconscientemente.

esta alucinación puede hallar un correlato? No lo sé. No interesa. Yo me llevé la Serpentina en mi viaje al altiplano y me tocó vivir una narración particular del disco. algo de futuro desgastado y de policial, algo de limítrofe y toda vez progresivo que me persigue curiosamente atravesando estos hielos que serán los postreros en mi película de último evangelio humano.

en Kommune I llueve el ácido sobre mí, este frío que veo cruzando la carretera, en formas materiales, veo las gotas ametralladas en los cristales. La caspa blanca inerte y la banda sonora.

vuelvo a la ola aterradora de mis principios, una neblina de lima o de nueva lima o fuera de lima.

y aún cuando el sol llega tengo una estalactita clavada en el omóplato pero sigo corriendo/escribiendo/escuchando, sin mover el brazo.

-Jallaywa!- gritan los gases y láseres laceran los cuerpos metales…

pero Cielos encontrar la tensión resultado de una esperanza: un niño maduro esgrime su lanza en una luz porque la luz es señora del reptil y su ícono.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑