hoy desperté en casa de mi padre; encendí el televisor para tener una iluminación sutil que me libere de la ensoñación. escuché a Tony Bennett en el programa de Elvis Costello decir que en su época eran los oyentes: la gente, quien decidía que un artista como Count Basie se hiciera famoso y no las corporaciones. durante esos años tan lejanos se trataba de una elección popular, del flujo universal que construyó los clásicos que nadie podrá enterrar; hoy los clásicos tienen una vida promedio de dos años.

Bennett, quien fue uno de los artistas blancos que acompañó en sus marchas liberadoras a Martin Luther King, insinuó que en los tiempos del ipod está sucediendo algo que recuerda las décadas iniciales del siglo anterior, la gente puede esquivar el bombardeo mediático y elegir seguir escuchando a Basie.

así recordé que la televisión (tal como Costello, por ejemplo, la entiende en su programa) también puede enseñarnos algo más que una nalga o un balón de fútbol.

ahora repito en mi memoria las notas y letra de la canción de Mercer que Tony interpretó con su voz plástica y neoyorquina: I`m old fashioned… as long as you agree /To stay old fashioned with me…

Anuncios