En la fecha auspiciada por la sombra del siete, día catorce del sétimo mes de 1789, el hambre y el hartazgo vieron la luz del día transformados en miles de brazos de pólvora, su vientre Chatelet, ira Versailles y la Sena un fluído murmullo contemplativo, cómplice de sangre. El tajo se abre en la Bastilla. La costra perdura cíclica. Cónsul escribe el nombre de estos seres anónimos e infinitos espíritus libertarios que todavía viven en diferentes espectros del mundo entregando anónimos su aliento último inconforme. ¿Sabremos alcanzar su altura?

Anuncios