vicuña 003

Vicuña sigue el hilo en el que tropezamos como nudos o palabras o personas o.

hilo es o haz que vimos en Eielson impecablemente pero por supuesto anónimo antes en hábiles manos chancay o nazca. Gráficos hilos que hieren la tapa y las hojas en blanco, en lenguas largas y desérticas como Chile. hilos que nacen en Con-cón, frente al mar como tótem readymade, como acción -aunque más bien: rito, y se cristalizan en lienzo, alfabeto y libro.

Vicuña pretende ser signo (V) y librarse de la identidad que nos hace votar por ejemplo.

busca esa lengua que habitó antes estas tierras heladas: Meandro / tu kenko / ¿Quién te ensució? / Chichita / challando.

Y el hilo sigue su curso en el cielo disfrazado de negro cóndor interandino.

recoge las esquirlas de lo humano que nos resta en el sexo del mundo; su Voz es un susurro dulce, reparador, compasivo, integrador. en la presentación del poemario censurado en Chile: “Sabor a mí”, reclama sin palabras (lo mismo que Artaud) el hembra del mundo.

he necesitado un par de meses viajando a K para escribir esta reseña, entre pongos, donde quedan fragmentos de una relación de continuidad o simbiosis con la vida en sus múltiples continentes, donde el individuo lo es menos, donde no es extraño el ritmo natural del cosmos.

nuestra veloz ficción occidental se encuentra en la otra margen, expandiéndose parasitaria.

solo ahora comprendo que no se trataba de una postergación de este comentario al libro de V. en Utec, en Casacancha, en Mamas, en Pechuquiz… están impresas como en el cielo las mismas letras que están en nuestra sangre :Y si yo dedicara mi vida / a una de sus plumas /  a vivir su naturaleza / serla y comprenderla / hasta el fin?

siento que esta es mi llave de lectura.

siento urgencia también de réplica… ¿desde la escritura? entristecido traduzco las palabras de otros que desprenden los labios y describen epidermis.

escribamos saviamente.

V conduce un diálogo multilingüe, poligenérico, transhumano, milenario, extendiendo el hilo que nos hace, un hilo que se anuda en Nueva York o frente al Plomo, en la Cordillera de los Andes y en este libro.

esta publicación es otro esfuerzo de Renato Gómez y tRpode editores (que insiste en expander la onda) realizado durante el verano de 2009.

Anuncios