huchuy1He visto de nuevo el rostro animal de mis amigos cuando disfrutamos de la compañía, de cierta manera la alegría de vivir de los niños que conozco en colegios rurales, abalanzándose sobre mí para ver sus imágenes en mi cámara, los ojos de mis gatas y el Amor como los ojos de esta alpaca inocente que me ha mirado, me ha desanudado, me ha sentado en Huch´uy Rimaqpampa obligándome a escribir esos dos inmensos ojos volcánicos de universo negro como el hoyo mismo de agua donde bebemos alejados de la retórica humana.

Paralelamente la lluvia me libra del peso solar y en el plexo me enseña la magnánima posibilidad de empezar siempre.

Anuncios